Fuente: Keyland SdG

Pablo Martínez Padín

Pablo Martínez Padín

Director Comercial

Todos conocemos lo que es un paletizado. Se trata de colocar productos sobre un pallet. Suelen utilizarse en el final de las líneas de producción, pues preparan los productos para su envío y distribución o su almacenado en cadenas de suministro de logística.

Lo ideal es que los productos estén apilados en un patrón que maximice la cantidad de producto en la carga por peso y volumen y que, a su vez, sea lo suficientemente estable como para evitar que los productos se desplacen, se derrumben o choquen entre sí.

Esta tarea es algo muy habitual en muchas empresas sobre todo en bienes de consumo.

La mayoría de las empresas han optado por automatizar este proceso por dos razones principales. Por un lado, el ahorro de coste que supone poder realizar este proceso automáticamente sin la intervención humana. Otro factor, y no menos importante, es evitar los problemas ergonómicos a los empleados. A veces, estas tareas de paletizado implican que los operarios tengan que estar durante un turno de ocho horas manipulando cajas de peso considerable, tareas que acaban casi siempre provocando problemas médicos (dolores en brazos, espalda, cervicales, etc.). y además suele existir una baja disponibilidad de mano de obra para realizarlas.

Un cobot trabaja de manera autónoma e ininterrumpida eliminando tiempos muertos, y con diferentes sistemas de sensores y cámaras que permiten tener un alto nivel de precisión en la repetición reduciendo al mínimo el riesgo de fallos y de roturas.

Si una empresa decide implantar el paletizado automático, siempre hay tres factores a tener en cuenta:

  • Ciclo de llegada de cajas a la zona de paletizado
  • Peso de las cajas a paletizar
  • Mosaico a realizar

Llamamos mosaico a la disposición de las cajas en el pallet. Esto es muy relevante ya que nos indica si podemos coger las cajas de una en una o es posible manipular más de una a la vez. Es aquí cuando se plantea la disyuntiva a la hora de seleccionar el tipo de paletizado que se puede/debe implantar.

El paletizado tradicional se realiza con robots industriales. Tiene la ventaja de que puede manejar pesos muy grandes y la velocidad de paletizado es también más elevada. Por el contrario, es una solución que ocupa mucho espacio debido al enorme peso de los propios robots y todo el vallado de seguridad que requiere. Además, la programación de los robots es más compleja y casi siempre es el integrador el que solo puede hacerla.

Con la robótica colaborativa en cambio conseguimos ocupar un menor espacio, tener una enorme facilidad en la programación siendo los propios usuarios quienes la realizan y finalmente permitir la movilidad del sistema pudiendo moverse el robot de una línea a otra. Por el contrario, los pesos a manejar son menores y generalmente la velocidad también es ligeramente menor.

La solución más habitual para un paletizado colaborativo es colocar dos pallets a ambos lados del cobot. De esta manera nunca paramos el ciclo. Cuando termina de paletizar en uno de los puestos, el cobot comienza a paletizar en el otro y se activa una baliza para que el carretillero retire el pallet terminado y coloque uno nuevo vacío. En ocasiones y para conseguir mayor velocidad, podemos hacer que el cobot trabaje en formato no colaborativo, pero en esos casos debemos añadir un escáner para que el sistema, al detectar la cercanía de personas, baje su velocidad hasta ponerse en modo colaborativo.

La principal ventaja de la robótica colaborativa es que permite una convivencia y una colaboración con el humano, pudiendo el operario y el cobot complementarse en distintas tareas, al no tener que existir vallados de seguridad que les separen.

Todos los fabricantes de robots industriales han visto que la tendencia es ir hacia la robótica colaborativa y es por ello que las gamas de robots colaborativos de las grandes marcas (ABB, FANUC, KUKA, DOOSAN, UR, etc.) están creciendo de manera exponencial. Hoy por hoy existen robots colaborativos capaces de manejar pesos de hasta 30 kg, lo cual los equipara con los robots industriales tradicionales. Los robots colaborativos se pueden hacer cooperativos, es decir, hacer que trabajen a velocidad mucho más alta que la colaborativa, pero añadiendo escáneres de seguridad que bajan la velocidad cuando detectan que se acercan personas. Esta es una tendencia muy habitual en la actualidad.

En resumen, el paletizado colaborativo es hoy por hoy una propuesta mucho más competitiva que un robot tradicional y solo la limitación del peso de las cajas a manipular es la que puede hacer que el paletizado tradicional sea más adecuado.

Podemos destacar como claras ventajas de los cobots:

  • Son más seguros que los robots industriales tradicionales.
  • Se amortizan antes e implica menos costes.
  • Permiten disponer de más espacio en la zona de trabajo, al no necesitar vallado ni un espacio tan amplio para trabajar.

En general, un robot colaborativo es mejor opción para paletizar cuando se requiere una solución versátil, y fácil de programar, y que permita la convivencia con humanos en el entorno laboral.

En Keyland SdG somos expertos en robótica colaborativa y podemos ayudar a definir el proceso de paletizado de manera adecuada a las necesidades de cada caso particular.

Suscríbete a KEY/News

¿Te ha gustado? puedes compartir este contenido en: